Sentitzen dugu, baina sarrera hau %LANG-z:, : eta % bakarrik dago. Un trocito de la red emprendedora del Bidasoa Por Irene Martinez el 30 sep, 2014 en Blog, Destacado, Emprendizaje | 2...

Sentitzen dugu, baina sarrera hau %LANG-z:, : eta % bakarrik dago.

Comercios de MercaIrun se suman al proyecto online 'La plaza de abastos', impulsado por David Barón y que permite adquirir productos frescos a través de internet

Fuente DV: JOANA OCHOTECO | IRUN.

La compra de siempre sin ir al mercadoLa historia de irun.laplazadeabastos.com comienza con una anécdota que nos ha podido ocurrir a todos: «una vez que tenía una comida en casa fui a mi pescadería de toda la vida a comprar unas doradas. Después de esperar durante 45 minutos a que llegase mi turno, la señora de delante se las llevó. Como comprador on-line habitual, me pregunté cómo era posible que me tuviera que fastidiar de esta forma, sin que existiera una alternativa para comprar lo que quisiera y con calidad».

Cuando a David Barón le ocurrió aquello, empezó «a darle vueltas» al asunto. Sumó su aprecio por el comercio local a la experiencia en comunicación y redes sociales, y saltó la chispa: «entonces caí en que hay un sitio en el que hay muchos comercios locales, todos juntos. Ahí nació el concepto de utilizar la plaza de abastos como un núcleo de distribución unificado para el comercio local, y crear una plataforma virtual». El proyecto ya es una realidad: se llama www.irun.laplazadeabastos.com y permite comprar en el mercado de siempre, pero desde casa, gracias a las nuevas tecnologías. 

izengabeaEl primer paso para hacer realidad el proyecto fue convocar una reunión con los comerciantes de MercaIrun, a través de su presidenta, Txaro Arribas. «A los que vinieron les pareció una idea muy interesante, y entre todos, poco a poco, la fuimos puliendo. Hay algo que tengo muy claro: que esto es un proceso continuo de aprendizaje, entrábamos de forma nueva en un segmento convencional y teníamos que intercambiar opiniones y llegar a acuerdos sobre cómo funcionar bien y evolucionar». Hasta ahora, seis comercios de MercaIrun se han sumado al proyecto: las carnicerías Aramendi y Rosi Etxeverria, la quesería Iñaki Peña, Bakailuak La Bixera, Frutas y Verduras Aizpurua y la Charcutería Zubikoa.

Cómo funciona

«El funcionamiento de la web es sencillo», explica David Barón. En la dirección www.irun.laplazadeabastos.com se encuentra la oferta de los comercios que se han sumado al proyecto, distribuida en función del tipo de producto: carnes, pescados, lácteos, fruta, verdura y preparados.

Irungo eta Hondarribiko udalek hainbat mailatako frantses ikastaro batzuk antolatu dituzte Bidasoa biziriken bidez. Helburua da lan bila dabiltzan edo merkataritza zein ostalaritza sektoreetako langileek frantsesaren ezagutza bultzatzea. Alde batetik “Frantsesa...

Sentitzen dugu, baina sarrera hau %LANG-z:, : eta % bakarrik dago.

Bidassoa Basque Brewery, la nueva cervecera artesanal de la comarca, presenta hoy su producto en la feria de Estebenea Jatetxea

  • DV: IÑIGO MORONDO irun

La Feria de la Cerveza que por segundo año organiza Estebenea Jatetxea, en el barrio de Olaberria sirve hoy de marco para que una novedosa iniciativa empresarial irundarra presente su producto. Bidassoa Basque Brewery es el proyecto empresarial de los irundarras Carlos Arrecubieta e Iñigo Pérez Muguruza junto a su amigo vizcaino Goyo Villalabeitia. Se trata de una fábrica de cerveza artesanal que han ubicado en Belaskoenea y desde la que acaban de empezar a distribuir sus tres primeros tipos de cerveza. Hoy los presentarán y explicarán en público en Estebenea a las 20.00 horas.

GARAGARDOEl maestro cervecero de la nueva marca es Carlos Arrecubieta, biólogo, doctorado en microbiología, que ha desarrollado su carrera profesional como investigador; primero, en universidades inglesas y estadounidenses y, posteriormente, en el sector privado neoyorquino. «La fabricación de cerveza en casa era un hobby», explica. «La hacía para mí y se la daba a probar a amigos, compañeros de trabajo... Gustaba y empecé a soñar con montar algún día una fábrica artesana». El primer paso fue aprender cómo se hacen las cosas más allá de la propia cocina, «en una cervezera artesanal que estaba al lado de donde yo trabajaba. Ellos me enseñaron el negocio y a cambio yo les aportaba conocimiento científico sobre levaduras y les ayudé a montar un laboratorio».

En eso estaba hace dos años cuando contactó con dos amigos, Iñigo y Goyo. «El que sabía de cerveza era él. Nosotros nos subimos al carro», admite Iñigo Pérez, aunque Arrecubieta lo ve de otra manera. «Para que un proyecto como éste salga hace falta más que lo que yo sabía. Iñigo es un gran ingeniero y además un manitas. Goyo estaba trabajando para un gran banco en Londres, sabe mucho de números». Durante más de un año desarrollaron todos los aspectos del proyecto a través de videoconferencias, hasta que en marzo, Carlos volvió a su Irun natal.