26

api / 2017

“ATTICO”ko irekiera, Anabitarte ahizpen eskutik

Eduki hau gazteleraz bakarrik dago. Barkatu eragozpenak

Fuente: DV_Ana M. Seisdedos

Las hermanas Sonia y Sandra Anabitarte inauguraron el jueves la cafetería-pizzería Attico en el número 25 del paseo de Colón.

Nacieron en Irun, pero Sonia y Sandra Anabi­tarte cruzaron el charco junto a sus padres, para instalarse en Venezuela, siendo aún muy pequeñas. El país lati­noamericano las vio crecer: pasa­ron allí su infancia y juventud, hasta que hace catorce años to­dos, excepto Sandra, retornaron a la comarca del Bidasoa.

Se instalaron de nuevo en su ciudad natal, donde Sonia abrió su propio negocio, que años des­pués tuvo que cerrar. Pero el pa­sado agosto Sandra regresó tam­bién de Venezuela y las hermanas decidieron emprender un nuevo camino juntas. «A las dos nos en­canta cocinar. Yo me dedico más a la repostería, mientas que a San­dra le gusta más preparar platos salados. Así que, como ambas nos complementamos, decidimos abrir una cafetería-pizzería», cuenta Sonia.

La elección del local no fue fá­cil. «Ninguno de los que veíamos encajaba con lo que buscábamos». Hasta que descubrieron el espacio situado en el número 25 del paseo de Colón, «una ubicación ideal y un local perfecto».

Comenzaron entonces, el pa­sado mes de enero, a realizar las obras de reforma, que se han alar­gado más de lo esperado, pero por una buena razón, «queríamos un horno de piedra para hacer las pizzas y los panes. Ha tardado bastante tiempo porque el proce­so de construcción del mismo es largo y después hay que montarlo dentro de la cocina, pieza por pie­za. No obstante, la espera ha me­recido la pena».

Y así, el pasado jueves, las her­manas Anabitarte -junto a su equipo, compuesto por Nagore Calvo, Alberto Sinde y Omar Hussein- abrieron las puertas de la cafetería-pizzería Attico. «Lo hemos llamado así porque de jó­venes, en Venezuela, solíamos ir mucho a un bar que se llamaba Atico y guardamos muy buenos recuerdos de aquello. Después decidimos añadirle una ‘T’, que significa emprendimiento, creci­miento y prosperidad», explican.

Durante el acto de inaugura­ción, Sonia y Sandra estuvieron arropadas por los suyos: sus pa­dres, Juan José Anabitarte y Na­cho Justina García, además de Ig­nacio y Eva Anabitarte, Manoli Ramírez, Javier García, Iñaki Oyarzabal, Aitor Sagarzazu, Maite García, Salvador y Dino Sca la, Concceta Falco y Anie Iribarren acompañada por Leopoldo y Nathalie García.

Se encontraban igualmente presentes en Attico Odei Sagarza­zu, Karmele Urtizberea, Mentxu Colina, Olga Sánchez, Mari Carmen Sansinenea, Pilar Díez en compañía de Santiago y Erika Osa, Carmentxu García con Roger Cremades y Ane Gaztelumendi junto a Guillermo Ripa.

Poco a poco fueron llegando al local más familiares y amigos como Alex García, Saioa Sagarza­zu, Ana Blanca Rodríguez acom­pañada por Marisol Benitez y Jus­to Calderero, Ainara Aguilar en compañía de Mikel Martín y Peio Errazkin, además del grupo com­puesto por Edurne Martínez, Cla­risa Cartón, Yolanda Sobrino, Ana Telletxea, Yolanda Colina, David Contreras y la pequeña Jone Be­jareno.

Tampoco faltaron a la cita Paul García, Alberto Paniagua junto a María Ignacia Arrúe, Izaskun Go­kioetxea con Tomás Telletxea y Monique y Camille García.

De la cocina de Attico no para­ban de salir pinchos y, por su­puesto, pizzas hechas en el horno de piedra. «Aquí lo hacemos todo a mano, de forma tradicional, sin utilizar productos congelados o pre-cocinados. Todo lo hacemos nosotras, desde las patatas hasta la masa de la pizza, pasando por toda la pastelería y bollería y por muchas cosas más».

En cuanto a la carta, esta inclu­ye «un poco de todo. Raciones, pinchos, pizzas, parrilladas y, por supuesto, entre muchas otras co­sas, un plato venezolano llamado ‘taqueños’ hecho a base de palitos rellenos de queso», contaron las hermanas. Para degustar todos estos platos, cuentan con dos co­medores interiores y una terraza.

Con aquel pequeño acto inaugural, las puertas de Attico que daron abiertas, y así permanecerán de ahora en adelante, a diario, desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche -las once los sábados y vísperas de festivo.

¡Mucha suerte, Sonia y Sandra, en esta aventura.

bidasoandv@gmail.com

Sarrera hau Ekintzaile-komunitatea kategorietan argitaratu da eta , , , , , , , , , , , etiketarekin. Gorde permalinka.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude