14

api / 2014

Ekintzailetza goxoena

Eduki hau gazteleraz bakarrik dago. Barkatu eragozpenak

Ipotx Goxokidenda y Art Sucré dan forma a todo tipo de propuestas para convertirlas en unos originales regalos para los más golosos. (DV) 13.04.14 – 00:29 -JOEL IGLESIAS | HONDARRIBIA.
 

Un ramo de flores, una tarta, un muñeco, un barco, un camión, un maillot, un escudo de fútbol e incluso una trainera. Así podíamos seguir con una lista interminable. Lo que a ustedes se les ocurra. Ahora imagínense todas estas propuestas hechas con chucherías. Sí, es posible. Lo hacen realidad María Carrera, de Ipotx Goxokidenda, y Virginia Barreto, de Art Sucré.

En ambos casos, trabajan sobre pedidos que, según cuentan, «son una forma de regalar algo original y distinto». Prueba de ello es que no solo sirven para cumpleaños de niños y adultos, a los que se busca sorprender, sino también para eventos especiales como pueden ser bodas. No tienen límites a la hora de crear con golosinas y cada propuesta es para ellas todo un reto.

María Carrera (Ipotx Goxokidenda) «Cuanto más vas haciendo, se te ocurren nuevas ideas»Creatividad con chucherías

Fue aproximadamente hace tres años cuando María Carrera, de esta tienda de chucherías situada en la calle San Pedro, se estrenó. «Me vino un día Txemi Artola y me dijo que a ver si me atrevía a hacer un ramo de flores. Y me lancé. Busqué referencias pero apenas encontré información, así que le fui dando forma por pura intuición y me salió», recuerda.

Desde entonces, no ha parado. Tras el exitoso ramo de flores, probó a hacer lo mismo con tartas que «me parecían más sencillas. Primero para familiares pero, como las hacía en la tienda, la gente las veía y se fue corriendo la voz. Y, poco a poco, fui elaborando otras propuestas. Claro, cuanto más vas haciendo, más cosas se te ocurren».

La mayoría de las veces realiza estas creaciones expresamente para personas que se las piden. «Ocurre que pongo algo en la página de Facebook y, al verlo, lo quieren», cuenta Carrera. Una de las cosas que más le gusta, además de la propia elaboración, es que «hay que darle vueltas a la cabeza. Ahora me han pedido unos novios y no se cómo lo voy a hacer y es interesante esa parte, de pensar cómo afrontarlo».

En su opinión, lo más complicado a lo que se ha enfrentado hasta ahora ha sido un muñeco porque «trabajar con volumen no es nada sencillo. Pero me salió bien, terminé contenta y, de hecho, me han encargado más». Recientemente, se ha estrenado con una tarta erótica, que le pidieron para San Valentín. «Era algo que no había pensado. La gente me propone y es ponerse, aunque al principio no sabes cómo vas a hacerlo», añade.

Reconoce que ganar el Concurso de Escaparates de Navidad, en el que realizó un detallado belén con sus correspondientes personajes hechos a base de chucherías, «ha ayudado a que mucha más gente conozca lo que hago. La mayoría de los clientes ya lo sabían, pero otros que venían no tenían ni idea».

Carrera concluye que este tipo de propuestas a base de golosinas es «un servicio más a mis clientes y a todos los que quieran, claro. Es un complemento bueno para la tienda y mucho de los pedidos que ha recibido hasta el momento son para adultos. Estoy contenta y, siempre que me proponen algo, termina saliendo».

Creatividad con chucheríasVirginia Barreto (Art Sucré)  «Hay cosas que ni me había imaginado. Es probar»

En el caso de Virginia Barreto, todo empezó hace algo menos de un año cuando dos amigas habían encargado precisamente unos ramos en Ipotx Goxokidenda. Comenta que «fueron las primeras creaciones que vi. Íbamos a hacer un encargo para un amiga que se casaba y me animé a hacerlo yo. Compramos una regadera de base e hice yo un ramo con chucherías».

A la hora de inspirarse, buscó algo de información en Internet, pero encontró muy poco. Apenas algún vídeo en Youtube «pero de cosas muy sencillas». Así que en estos meses, ha ido aprendiendo a base de hacer. «Hay cosas a las que ni me había imaginado que les podría dar forma. Ha sido cuestión de ir probando, poco a poco, y sobre la marcha he ido avanzando», expone.

Empezó con encargos que le llegaban, sobre todo, de familiares y de amigos. Las primeras creaciones eran más simples, como una brocheta para cumpleaños de niños, y paulatinamente afronto propuestas más complejas. De hecho es tajante al asegurar que, «cuando me proponen algo, siempre digo que sí. Y luego es cuando pienso en el lío en el que me he metido».

Barreto opina que «lo más bonito es personalizar. Por ejemplo, hace poco hice un camión que le quería regalar una mujer a su marido. Me enseñó una foto y traté de reproducirlo». Fue algo que le llevó «muchas horas» porque, según explica, «hay que preparar la base de corcho y luego está el tema de que las golosinas se ajusten, por forma y colores, a lo que necesitas».

Esta maquilladora, que estaba en el paro, ni se había planteado hace unos meses dedicarse a esto. «Fue algo que empezó como un hobby porque siempre me ha gustado hacer este tipo de cosas que estén relacionadas con la creatividad. Pero no me imaginaba este resultado y cada vez más gente me pide por mi página de Facebook», relata. En su caso, no se ha planteado de momento tener una tienda.

Barreto asegura que «las chucherías es algo que gusta a niños y mayores, y esta opción está bien para hacer un regalo diferente, porque el que quiera golosinas se las compra al peso como siempre». Aquellos a los que se les hayan agotado las ideas para regalos, quizá encuentren una buena opción en estas dulces propuestas.

This entry was posted in Ekintzaile-komunitatea. Bookmark the permalink.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude