24

eka / 2013

Ederrak, Hondarribian dagoen etxez etxeko laguntzan espezializatutako lehenengo enpresak, bere ateak ireki ditu.

Un servicio necesarioCada vez son más las personas que se encuentran en una situación de dependencia. En su mayoría suelen ser gente mayor, aunque la falta de autonomía no es algo exclusivo de este colectivo. Hay casos de personas con alguna discapacidad que también requieren de ayuda. Con el fin de atender las necesidades de todo ellos, se ha creado en Hondarribia la empresa Ederra, que ofrece servicios relacionados con la ayuda domiciliara.

Está situada en la calle Matxin de Arzu, enfrente del centro de salud de Itsas Etxea, y es la primera de estas características de la ciudad. Detrás de este proyecto están Mari Carmen y Edurne Martínez, ambas auxiliares de clínica que cuentan con experiencia en el sector socio sanitario.

Al margen de los servicios propios de asistencia, tramitan y gestionan las ayudas a las que puedan acceder estas personas y alquilan material ortopédico. Asimismo, colaboran con otras entidades que ofrecen diferentes propuestas de estimulación cognitiva y servicios como podólogo, fisioterapeuta o psicólogo, entre otros.

Por ejemplo, Ederra está en contacto con el centro de formación Gizagune de Irun, un taller que ofrece actividades para personas en situación de dependencia. En la inauguración, tuve ocasión de conversar con su directora María Jesús Vicente. Asimismo, se personó la fisioterapeuta Marisa Peña, que también trabaja con dependientes.

Otros miembros implicados en el proyecto de Gizagune, pero que en este caso no pudieron estar presentes por diferentes motivos, son la psicóloga Silvia Camio, el osteópata Félix Niño y la actriz Ana Pérez, que tiene un grupo con el que trabaja la actuación teatral como una forma más de ayudar a estas personas.

La nueva compañía que acaba de abrir en Hondarribia también tiene relación con Berehala Recaderos, una empresa que trata de facilitar la realización de tareas cotidianas a personas que, por diversas circunstancias, no las pueden desarrollar con normalidad. Luciano Lozano e Iñaki Rezola me contaron lo mucho que supone para un dependiente, por ejemplo, algo que parece tan simple como subirles la compra a casa.

Al estreno de Ederra acudieron varios familiares de Edurne Martínez. Me presentó a dos de sus hijas, Idoia Templado e Itsaso Templado, que llegaron juntas. La tercera de las hermanas, Leila Templado, no se pudo acercar a la inauguración. Otro que se dio cita fue su primo Carlos Templado, que es aparejador y ha echado una mano en la apertura del negocio.

Otros allegados a los que vi fueron su hermana Arantxa Martínez y su hermano José Ángel Martínez, que acudió acompañado de Agus Cano. También estuvieron su tía Paqui Martínez, su cuñada Mari Carmen Toribio y su prima Oihana Martínez, con su hijo Danel, que fue el benjamín de la inauguración. Por la oficina de Ederra se pasaron además Maialen, la hija de Mari Carmen, y otros parientes de esta última como Manuela Cordón y su marido Juan Mangado.

Pablo Altuna, que es nieto de Carmen Lopetegi, una usuaria de los servicios que ofrece la nueva empresa, me estuvo hablando de su trabajo en los talleres del Grupo Gureak de Araso. Otra con la que tuve opción de conversar fue Olga Lorente, que en este caso es hija de otro cliente como Pedro Lorente.

Por cierto, también pude saludar a los padres de la directora de Gizagune, que no son otros que Jesús Vicente y Emilia Medina, así como a su hermana Yolanda Vicente. Con esta última, se acercó a la inauguración Auxi Martín, del bar-restaurante Casa Manolo de Amute.

Fueron algunos de los que estuvieron en el estreno de la oficina de Ederra. Desde esta semana, además de la opción de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, las personas dependientes de la ciudad que requieran de ayuda domiciliara ya tienen otro punto al que acudir. (Fuente DV)

This entry was posted in Ekintzaile-komunitatea. Bookmark the permalink.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude