26

mar / 2018

Izaera sortzailerako motibazioa

Eduki hau gazteleraz bakarrik dago. Barkatu eragozpenak

Estudiantes participan en uno de los talleres que conformaban el programa. / FOTOS: F. DE LA HERA

Un circuito tecnológico, talleres y presentaciones de proyectos innovadores fueron algunos de los ingredientes de la jornada. La décima edición de la Feria Krea de Bidasoa activa reunió en Ficoba a más de cuatrocientos asistentes

«Llevo emprendiendo más de veinte años y siempre, cuando empiezo una nueva idea, lo hago desde un mismo punto de partida: la curiosidad y la verdad, algo concreto». Aunque «hay muchas maneras de aprender», esos dos ingredientes parecen indispensables para cocinar una receta de éxito. Fueron algunas de las claves que ofreció el colectivo de artistas ‘Compagnie de vents et des marées’ ayer, en la décima edición de la Feria Krea, con el objetivo de hacer emerger el espíritu emprendedor entre los asistentes.

El título del taller que impartieron los artistas tenía por título ‘H2O: el origen de todo’ y, en otro momento de la actividad, el agua cobró protagonismo: «¿cómo ven el vaso, medio lleno o medio vacío?», preguntó a los asistentes el profesor Levi, personaje protagonista del taller, mientras estos sostenían una copa con agua en sus manos. Pero era una pregunta trampa: «da igual que el vaso esté medio lleno o medio vacío. Da igual que nos inventemos unas gafas de realidad virtual, un camión sin chófer o mil y un inventos tecnológicos. ¿Qué creen que es lo importante de lo que están viendo, el vaso medio lleno o medio vacío… o la mano que toca que el vaso?». A fin de cuentas, una buena idea se queda en nada sin una mente que trabaje para darle forma.

Del proyecto a la práctica

Pero hubo ideas y trabajo en los múltiples talleres que se desarrollaron ayer en Ficoba: cómo crear una empresa de nuevas tecnologías partiendo de cero, las plataformas digitales como modelo de negocio o las tendencias en alimentación y gastronomía para generar proyectos de futuro fueron algunos de los temas que se abordaron en las sesiones. Estas conferencias son «una pieza fundamental» del programa de Krea.

Estudiantes de los centros de Formación Profesional de Plaiaundi, La Salle y el Instituto Bidasoa participaron en una de las sesiones, que fue la culminación del trabajo que han realizado durante este curso desarrollando una idea de negocio. En el taller, trasladaron al formato digital esas ideas que ya tenían prototipadas en otros soportes. Para ello, pudieron constrastar sus proyectos con empresas participantes, contaron con el apoyo de estudiantes del grado LEIN de Mondragon Unibertsitatea y el asesoramiento de expertos en aplicaciones.

Estudiantes de tres centros de formación profesional participaron en los talleres

Una de las secciones más atractivas de Krea Bidasoa fue el circuito tecnológico que se instaló en el primer piso de Ficoba: cinco empresas participaron en ese recorrido cuyas tecnologías podían parecer sacadas de una película de ciencia ficción, pero son el presente. Ejemplo de ello son los teclados y la publicidad holográfica de la empresa madrileña Criquet: un lector LED en forma de hélice que permite proyectar «los archivos que tú quieras: una fotografía en formato jpg, un video, una presentación Power Point…», explicaba Iñigo Marco, de Criquet Publicidad. «Mediante un software, ese archivo se transforma en un archivo bin» que se proyecta como un holograma en tres dimensiones. Esta tecnología puede aplicarse para generar elementos publicitarios, «pero también puede servir para presentaciones, imagen de marca…».

Robótica y realidad virtual

La robótica también estuvo presente en ese paseo tecnológico de la mano de Iruña Automatizaciones, empresa de Pamplona que también tiene sede en Arrasate: presentaron un «robot colaborativo» fabricado en Dinamarca que esta empresa distribuye «en toda la zona norte», explicaba Andoni. Dicho robot puede programarse «en cinco minutos» y está pensando para ser utilizado «por gente que no tenga conocimientos» de robótica. Además, tiene la particularidad de que cuando entra en contacto físico con una persona, es decir, al tocarlo, «se detiene». Ello permite que se pueda utilizar sin que el robot esté vallado, lo cual «ha descubierto un nuevo segmento de mercado que está explotándose muy bien».

La empresa Tumaker y sus últimas impresoras 3D de ámbito doméstico, las gafas de realidad virtual de Dibulitoon Studio y las tecnologías 4.0 en el ámbito de la educación de Camp Tecnológico fueron otras de las paradas del circuito.

En el programa vespertino de Krea destacó l

a actividad Pecha Kucha, una de las citas clásicas de la feria y en la que se presentaron siete proyectos innovadores de Irun y Hondarribia en un formato especial: mediante veinte diapositivas de veinte segundos de duración cada una. Esta actividad concluyó con una presentación especial a cargo de Ana Egiazabal, que fue una de las participantes de la primera edición de Pecha Kucha, en 2012.

Con más de 400 asistentes, Krea Bidasoa puso el broche a sus primeros diez años de andadura con una de sus ediciones más participativas.

Sarrera hau Artikulua, Ekintzaile-komunitatea kategorietan argitaratu da eta , , , etiketarekin. Gorde permalinka.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude