12

mar / 2013

Emakume ekintzaileek krisiari aurre egiten diote beraien enpresak sortuz

Un empleo por cuenta propiaBidasoa activa ha presentado esta semana el balance 2012 de su departamento de autoempleo. Los datos indican que prácticamente la mitad de las personas desempleadas de la comarca que optan por montar su propio negocio son mujeres. Las emprendedoras no responden a un único perfil. Hay profesionales con experiencia, que se quedaron en paro por los efectos de la crisis y que tienen una edad complicada para encontrar trabajo por cuenta ajena. Hay mujeres jóvenes cansadas de los ‘mini jobs’, que tienen ideas innovadoras y quieren ponerlas en marcha. Y hay emprendedoras natas que si tropiezan , se vuelven a levantar. Seis de estas mujeres cuentan sus experiencias.

María Corcuera y Nuria Martínez Bajalamarea.com

María Corcuera y Nuria Martínez han montado en el centro de empresas de Ficoba un negocio de venta de cupones de descuento: la página web www.bajalamarea.com «Es un negocio que viene de EE UU y que está proliferando mucho», explica María. «La nuestra es una página modesta, que atiende al llamado kilómetro sentimental, con ofertas para establecimientos cercanos. Vendemos cupones de descuento para productos de alimentación, belleza, restautración, ocio familiar…»

La idea de montar el negocio fue de Nuria, «una usuaria habitual de páginas de descuentos», añade María. «Yo había dejado mi último empleo, porque no paraba en casa y la conciliación se me hacía muy difícil. Nuria había trabajado durante muchos años en una empresa de trasportes que cerró por la crisis. Un día, hablando sobre nuestra situación laboral, Nuria me habló de su proyecto. Yo le pedí un tiempo para estudiarlo y finalmente, nos lanzamos. A las dos nos hacía falta trabajar. No son tiempos muy buenos y teníamos que sumar en casa, porque tenemos una familia que sacar adelante».

«Las dos estamos en una edad en la que no es fácil encontrar trabajo por cuenta ajena», añade Nuria. «Sin embargo, estamos en una edad estupenda para trabajar. Tenemos una trayectoria y una experiencia y podemos aportar mucho. Por eso aspiramos a algo más que a un sueldo de becaria, que es lo que te suelen ofrecer. Cuando me quedé en paro, empecé a mandar curriculums. Llegué a hacer varias entrevistas, pero lo que encontré fueron trabajos de la mañana a la noche, en otras localidades de Gipuzkoa, por los que me ofrecían sueldos que no me cubrían ni los gastos de transporte».

Una vez tomada la decisión de montar el negocio, «nos pusimos en contacto con Bidasoa activa. Les presentamos un plan de negocio y nos ayudaron mucho, tanto con las gestiones como con el local.Gracias a ellos tenemos un alquiler adaptado a nuestras posibidades».

Verónica Martínez, Irene Martínez y Ainhoa ZabalegiBAE (Batuz Aurrera Egin/Avanzar sumando)

Verónica e Irene Martínez y Ainhoa Zabalegi son socias, además de familia (hermanas y prima). Trabajan, desde sus respectivos domicilios, en BAE (Batuz Aurrera Egin/Avanzar sumando), la empresa que ellas mismas han creado. «Es una pequeña cooperativa dedicada a ofrecer servicios para el desarrollo sociocomunitario», explica Verónica. «Creamos y desarollamos programas, proyectos y actividades que redunden en beneficio de la comunidad. Trabajamos en comunicación y en formación y sensibilización con grupos de personas».

Las tres jóvenes socias habían trabajado antes por cuenta ajena, «siempre en la empresa privada. Pero un día, por falta de trabajo en algún caso y por no estar a gusto en otros, decidimos montar nuestra propia empresa. Quizá porque es lo que nos ha transmitido nuestra familia, las tres hemos tenido siempre una inquietud social. A raíz de un curso ‘De la idea a la empresa’ que hizo Bidasoa activa, nos decidimos y montamos nuestra pequeña cooperativa de iniciativa social y sin ánimo de lucro. Esto es algo nuevo que sorprende mucho. Sin ánimo de lucro no quiere decir que no vivamos de esto. Tenemos un sueldo, pero todos los beneficios los invertimos en nuestra propia empresa. En nuestro resultado, la parte social tiene que ser igual o mayor a la parte económica. Ese es el objetivo».

Amaia Ramos Berriz Inmobiliaria

Amaia Ramos trabajó durante once años en la empresa de su familia, hasta que un día decidió independizarse. Desde entonces, ha montado cinco negocios. Algunos siguen en marcha, aunque ella ya no esté al frente. Otros, no resultaron. «También he trabajado por cuenta ajena, pero muy poco tiempo», dice. «No me veo. No me lo planteo. Siempre he preferido emprender».

Con el asesoramiento de Bidasoa activa, Amaia Ramos montó su último negocio, Berriz Inmobiliaria, ubicado en la calle Fermín Calbetón. «Estoy contenta porque, a pesar de cómo están las cosas, y más en el sector inmobiliario, el negocio va saliendo. Empezar nunca es fácil y tampoco lo es mantenerse, pero hay que intentarlo y seguir. En Bidasoa activa me han ayudado mucho. Es más arriba donde falta la ayuda. Yo creo que la gente tiene ganas de trabajar y de cambiar, pero falta financiación».

– 10.03.13 – 00:08 -MARÍA JOSÉ ATIENZA | DIARIOVASCO.COM | IRUN.

This entry was posted in Ekintzaile-komunitatea. Bookmark the permalink.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude