16

ira / 2020

Pandemiak zaildu egiten du negozioak sortzea, baina ez du eragozten

Eduki hau gazteleraz bakarrik dago. Barkatu eragozpenak

Hay comercios y empresas que nacen en la comarca, aunque la Covid-19 ha obligado en la mayoría de los casos a reformular las ideas de negocio iniciales.

Fuente: DV-IÑIGO MORONDO – IRUN.Domingo, 6 septiembre 2020, 09:20

Natalia Meynet y Nerea Tena con ejemplos de cajas y desayunos que preparan en Le Petit Confetti. / FOTOS F. DE LA HERA

Siempre hay ideas bullendo y emprendedores tratando de convertirlas en negocio. Una pandemia mundial podría ser motivo para echar por tierra esos planes, pero para algunos ni siquiera un confinamiento, una desescalada y esta limitada nueva normalidad son suficiente para renunciar a su objetivo. En Irun, también en Hondarribia, comercios y actividades de todo tipo han ido poniéndose en marcha estos últimos meses a pesar de los pesares. Éstos son sólo cinco ejemplos de cómo algunos bidasotarras siguen teniendo el convencimiento de que su idea de negocio está llamada a funcionar en esta ciudad y que conseguirá sobreponerse a este virus.

Frontera Surf Shop

«Una tienda diferente en la que mostrar producto propio»
Deflow es una marca de quillas, inventos y ‘grips’, tres accesorios que complementan la tabla para la práctica del surf. Detrás de Deflow están el irundarra Joseba Berasategui y su hermana Amaia. «Deflow lleva cuatro años exportando productos por todo el mundo mediante venta online y distribución a tiendas. El negocio va creciendo –ahora incluye Mar Gruesa, el medio online español más relevante en el mundo del surf– y necesitábamos un almacén y una oficina». El local que eligieron, en el 21 de la calle Aduana, «nos permitía plantear una tienda en la que exponer nuestros productos al cliente final». Con las oportunidades que ofrecía el espacio «hemos dejado una sala para fabricar tablas» en colaboración con shapers –así se denomina a los artesanos del sector– locales. Las tablas «y una línea de ropa con la marca de la tienda, Frontera», también se venderán. «Nos gustaría que fuera además un punto de encuentro, como las librerías de antes, con una cafetería», también con producto local, Sakona.
El coronavirus «nos ha impedido viajar para llevar los diseños a los puntos de fabricación» y ha afectado también «a las tiendas que venden nuestros productos y, por tanto, a las ventas. Pero en cuanto reabrieron se recuperó bastante. La gente salió de casa con ganas de hacer deporte y el surf no fue menos». El virus retrasó también la obra de la tienda. «Iba a estar hace un mes, pero abriremos el próximo día 15».
Le Petit Confetti«Nos hemos adaptado a las nuevas formas de celebrar»
Una empresa de organización de bodas y eventos que estaba a punto de nacer cuando nos confinaron el pasado mes de marzo parecería no tener hueco en esta nueva normalidad. Natalia Meynet y Nerea Tena han demostrado que no es así, transformándose y adaptando la oferta de su empresa Le Petit Confetti (@lepetitconfetti en Facebook e Instagram). «Aunque ahora haya muchas limitaciones para celebrar, todo el mundo busca la manera. Hasta en el confinamiento estábamos todos celebrando como podíamos». Ellas siguen ofreciéndose para bodas, ya sea el evento en su conjunto o detalles como mesas dulces, «porque la gente se está casando y aunque sea con limitaciones quieren hacer cosas especiales y que sorprendan».
Pero dadas las limitaciones por el virus, nuevos productos y servicios, en un principio no contemplados, se han sumado a su catálogo. «Las cajas de desayunos nos funcionan muy bien». Se trata de una ‘caja gourmet’ para empezar días especiales con «productos de calidad, artesanos, del día, elegidos con mimo y entregados de forma muy personalizada». Lo de adaptar la oferta al cliente es un aspecto clave. «Estamos haciendo dossieres para fiestas en casa. Preparamos la papelería, la decoración, diseñamos hasta cómo colocar las cosas y, para eso, trabajamos con medidas de los espacios, de los muebles, de las mesas… Ayer hubo en una casa de París una fiesta organizada con un dossier nuestro, una mujer que veranea en Hondarribia». Los kits para cumpleaños en casa persiguen la misma filosofía: «algo para montarlo en casa, muy personalizado, muy especial y con todos los diseños realizados por nosotras», otra de sus características diferenciales.
Aquajolia España«En vez de tienda, ahora soy distribuidor en la península»
David Echeverría ya tuvo una tienda de peces y cuando iba a regresar a esta actividad, «con el local casi terminado, llegó el confinamiento. Paralicé las últimas compras de acuarios y lo que quedaba de obras hasta decidir qué hacía». Y decidió seguir. Quizá no de la manera en la que pensaba, sino de otra que en realidad no tiene por qué ser peor. «La idea inicial era comprar peces de distintos proveedores y venderlos en la tienda o mandarlos donde me los pidieran, porque antes ya tenía clientes en toda la península». En la nueva situación, y sin saber si el negocio presencial en tienda era viable, se ha convertido en Aquajolia España, distribuidor de la empresa matriz, francesa. «La gente de España y Portugal ve los peces en su web, aquajolia.fr, que sólo distribuye a Francia. Hace el pedido a través de mí por Facebook, Instagram o WhatsApp y yo recibo los peces, hago la adaptación en mis acuarios y los envío a destino».
El coronavirus frustró una tienda que «espero abrir en algún momento» y limitó las ventas durante un tiempo, «gente que se vio en ERTE o con problemas laborales». Por otra parte, «al estar más en casa hay clientes que ahora están comprando más».
Johanna’s English School«Pensaba que me dirían que estoy loca, pero no ha sido así»
Veinte años dando clases de inglés en academias de Irun, de Gipuzkoa y de otros países avalan a Johanna Aquiso Spencer, irundarra mitad escocesa que ha abierto su academia en el bajo del número 10 de la calle Santiago. «Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacerlo. Desde noviembre y gracias a Bidasoa Activa fui dando los pasos y en febrero me empecé a agobiar con lo del virus. La gente me decía que no sería nada, pero vaya si ha sido». Cuando a pesar de eso decidió seguir adelante con la idea: «pensaba que todo el mundo me diría que estaba loca. Pero no fue así. La gente me animó». Su academia, con la espectacular pizarra interactiva –una enorme pantalla táctil de ordenador–, está preparada.
Aunque estos días ha atendido alumnos que preparan algún examen cercano, el día 15 abrirá formalmente. Ha retrasado una semana ese inicio del curso «hasta ver cómo se resuelve en los coles lo de las extraescolares, para dejar margen a las familias». Niños y adolescentes son parte importante de su alumnado, «pero también tengo grupos de universitarios, incluso de adultos, que siempre es muy agradecido». El coronavirus le exige «hacer los grupos algo más pequeños de lo que pensaba, pero tampoco tanto» y dejar 15 minutos entre clases «para que los alumnos no se crucen y yo desinfecte la sala. Tendré que trabajar con pantalla de PVC para que me vean la boca (muy importante para coger la pronunciación) y también pensar nuevos métodos de llegar a los alumnos en estas circunstancias».
Autocaravan Park Txingudi«Un verano perdido; no nos sirve ni para testear la idea»
Hector Seijo y Arantxa Arana abrieron en junio su parking de autocaravanas junto al Centro Comercial Txingudi, «dirigido sobre todo a autocaravanistas del norte de Europa para paradas de avituallamiento en su camino a Portugal, el Levante, Marruecos… sus destinos habituales. Cada verano pasan por este peaje 40.000 de bajada y otras tantas de subida». Este año, «no han viajado, se han quedado en su país. Hemos tenido algo de turismo interior que era, sobre todo, gente que usaba autocaravana por primera vez. Les parecía la fórmula más segura en estas circunstancias».

El impacto de la nueva normalidad ha sido radical. «Este primer verano no sirve de nada, ni para comprobar si lo hemos hecho bien». Para tratar de sobrevivir hasta la próxima temporada «hemos activado otra vía de negocio que pensábamos activar más adelante: la guarda y custodia de autocaravanas de gente de la zona. A ver si así llegamos a marzo».

Sarrera hau Artikulua, Ekintzaile-komunitatea, Ekintzailetza-Emprendizaje kategorietan argitaratu da eta , , , etiketarekin. Gorde permalinka.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude