09

urr / 2012

Para que sirva a otros

FUENTE: DIARIO VASCO: Iñigo Morondo – Irun. Una nueva tienda en Irun facilita la compraventa de sillas, capazos, juegos y juguetes «siempre en perfecto estado». Mucho de lo que los padres compran para sus hijos no se usa más de un año.

La inversión que unos padres necesitan para equiparse ante la llegada de un nuevo miembro a la familia depende de muchos factores. Depende de si es el primer hijo, de los gustos, de necesidades concretas, de costumbres… Uno quiere llevar al bebé en mochila, el otro necesita cuna de viaje para la casa de los suegros… Si hay entre familia y amigos quien pueda prestar a los padres alguna o varias de estas cosas, el bolsillo lo agradece. Por otro lado, hay muchos padres que tienen cantidad de objetos que ya no pueden usar porque a su hijo se le quedaron pequeños. Objetos prácticamente nuevos que, si no tienen a quien dejar, acaban en la basura o se enroñan en el trastero.

Partiendo de esa realidad, ha nacido Kulunkan en la calle José Eguino, una iniciativa de la irundarra Erika Blázquez, que abrió la tienda la semana pasada «tras un proceso que ha acabado bien gracias a la ayuda del personal del área de Autoempleo Bidasoa activa», quería agradecer ella.

«Si unos padres quieren vender sillas, capazos, cunas y similares; mantas, juegos, juguetes, etcétera, firmamos con ellos un contrato de consignación: las cosas siguen siendo de ellos, pero nos las ceden durante tres meses para que las pongamos a la venta en la tienda, y acordamos el precio que la tienda les pagará si el artículo se vende. La cantidad es algo menor que el precio de venta, que en ningún artículo seminuevo supera el 50% del precio que tiene si lo compras nuevo». Es el atractivo que maneja Kulunkan para captar compradores. «Todo lo que vendemos es seminuevo, es decir, está usado, pero en perfectas condiciones». También aceptan prendas de vestir, pero con carácter estacional. Es decir, de aquí a Navidad, «moveremos trajes de casero, ropa de ski… Son cosas que de primera mano cuestan bastante dinero y que, a ciertas edades, le sirven al crío para un año o dos. Después de Navidad, empezaremos con disfraces, luego trajes de comunión…».

Reutilizarlo todo

Servicios como éste existen ya en grandes ciudades. Y por su puesto, hay un extendido mercado online. «Pero aquí no hay problemas con el envío, puedes ver el producto, comprobar que está bien… Y seguir ahorrando mucho dinero». Apenas lleva abierta cuatro días «y ya ha venido mucha gente para dejar cosas y bastante gente interesada en comprarlas. Creemos que la idea ha despertado interés».

En una apuesta como ésta es evidente que existe una vocación por la reutilización de los productos. «No puede ser que estas cosas, que están nuevas, vayan a la basura o se estropeen en un garaje». Pero qué ocurre si a los tres meses, al vencer el contrato de consignación, el objeto no se ha vendido. «Le planteamos a quien lo trajo tres opciones. Puede llevárselo, podemos hacer otro contrato a un precio menor o, si la persona lo prefiere, podemos encargarnos de gestionarlo como donación a una de las ONG con las que estamos en contacto. Siempre sin ningún coste para la persona. El objetivo es que nada se tire, que todo pueda volver a usarse».

 

 

 

 

 

This entry was posted in Ekintzaile-komunitatea. Bookmark the permalink.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude